Titular noticias

ONG’s camboyanas repudian la llamada 'Aldea del Sida'

Jueves 13 Agosto 2009

Por la fuerza, el gobierno agrupó a los enfermos en un paraje alejado de los servicios médicos, y los ha expuesto a la estigmatización, afirman las organizaciones


El Gobierno camboyano debe abordar urgentemente las condiciones peligrosas en una aldea de SIDA que ha creado y detener inmediatamente el envío de familias afectadas por el VIH envío a este lugar, dijeron más de 100 organizaciones y expertos internacionales de VIH/SIDA y de justicia social en una carta conjunta emitida el 27 de julio de 2009 al Primer Ministro y al Ministro de Salud de Camboya.

En junio de 2009, el Gobierno de Camboya reubicó por la fuerza a 20 familias afectadas por el VIH que habitaban en Borei Keila, un desarrollo de viviendas en Phnom Penh, a viviendas en Tuol Sambo, un sitio remoto a 25 kilómetros de la ciudad. Otras 20 familias fueron trasladadas allí el 23 de julio.

Las familias fueron reasentadas en cobertizos verdes de metal que son sumamente calientes durante el día y carecen de agua corriente y saneamiento adecuado. A pocos metros se están construyendo viviendas de ladrillo de mayor calidad destinadas a otras familias sin hogar que han sido programadas para su reasentamiento en Tuol Sambo, con la asistencia de un grupo sin fines de lucro. Incluso antes de que las familias afectadas por el VIH fueran reasentadas en el lugar, la población local se refería a las cubiertas verdes de metal como "la aldea del SIDA"

"El Gobierno ha creado de hecho una aldea de SIDA al agrupar a las personas que viven con el VIH en un conjunto de viviendas de segunda clase, lejos de los servicios médicos, de los servicios de apoyo y del empleo", dijo Shiba Phurailatpam de la Red Asia-Pacífico de Personas que Viven con VIH / SIDA.

"Es difícil entender cómo un Gobierno que ha recibido reconocimiento internacional por sus actividades de prevención del VIH pueda tan cruelmente pasar por alto los derechos fundamentales de las personas que viven con el VIH".

Docenas de organizaciones e individuos con sede en la región Asia-Pacífico firmaron la carta, junto con grupos y personas de muchas naciones, que van desde Canadá y Estados Unidos a la India y Tanzania.

La carta subraya que las condiciones en Tuol Sambo no cumplen con las normas internacionales mínimas para la vivienda de emergencia, incluso de carácter temporal. Los refugios están flanqueados por el alcantarillado abierto, con sólo un pozo público para todas las familias reubicadas.

Están amontonadas en los cobertizos de metal mal ventilados, donde en la tarde el calor es tan intenso que a menudo no pueden permanecer en sus habitaciones, y temen que sus medicamentos antirretrovirales (ARV) se deterioren por el calor.

"Las condiciones de las viviendas en Tuol Sambo plantean riesgos graves para la salud de las familias que viven allí", dijo Rebecca Schleifer, defensora de derechos humanos y salud en Human Rights Watch. "Las personas que viven con VIH cuentan con sistema inmunitario comprometido y son especialmente vulnerables. Para ellas, estas condiciones deficientes puede significar una sentencia de muerte o el pase a un hospital."

Las organizaciones también expresaron su profunda preocupación por la discriminación contra las familias afectadas por el VIH en el proceso de selección y asignación para reemplazar sus viviendas actuales en Borei Keila con las nuevas que se están construyendo en este lugar. Después de dos años de negarles elegibilidad a las familias afectadas por el VIH a estas viviendas, las autoridades han dicho que al menos 11 familias afectadas por el VIH previamente programadas para ser enviadas a Tuol Sambo son de hecho elegibles. Las familias siguen en Borei Keila, pero siguen esperando la vivienda que se les ha prometido.

El aumento al valor de las viviendas en la capital de Camboya ha dejado a miles de personas pobres de zonas urbanas vulnerables a los desalojos forzosos para dejar paso al desarrollo comercial.
El desarrollo del sitio de Borei Keila fue aprobado en 2003 con el entendimiento de que la compañía constructora incluiría nuevas viviendas en el lugar para los desplazados por el proyecto. Con pocas excepciones, sin embargo, las familias afectadas por el VIH desplazadas ni siquiera han sido seleccionadas para poder beneficiarse de esta vivienda.

Cuando vivían en Borei Keila, estas personas trabajaban como jornaleros , moto taxistas, limpiadores, y costureros. Ahora, la mayoría no tienen perspectivas de trabajo en o cerca de Tuol Sambo. Su situación económica se agrava por el hecho de que un viaje de regreso a Phnom Penh para ir al trabajo o para visitar hospitales cuesta el equivalente aproximado de 5 dólares estadounidenses -para las familias que ganan sólo de 1.50 a 3 dólares al día.

"El Gobierno camboyano debe establecer un proceso justo y abierto para que todos reciban la vivienda y los servicios que necesitan", dijo Kevin Moody de la Red Mundial de Personas que viven con el VIH .
"Las personas que viven con el VIH --como todas los demás -- necesitan condiciones de vida adecuadas que no pongan en peligro su salud y una manera de ganarse la vida, a fin de que puedan proveer para sí mismas y para sus familias. Agrupar a las familias afectadas por el VIH de esta manera los expone aún más a la estigmatización y la discriminación; hay que tomar medidas para ahora poner fin a esta discriminación ahora mismo."

Los grupos instaron al Gobierno de Camboya a:

• Terminar con la movilización de las familias afectadas por el VIH al sitio de Tuol Sambo;

• Mejorar las condiciones en Tuol Sambo para cumplir las normas mínimas para la vivienda adecuada, saneamiento y agua potable;

• Garantizar el pleno acceso a los servicios médicos de calidad, incluido el tratamiento antirretroviral, el tratamiento de las infecciones oportunistas, la atención primaria de la salud y los cuidados en el hogar;

• Trabajar con los organismos pertinentes y consultar con las familias ya ubicadas en Tuol Sambo para abordar las necesidades inmediatas y de largo plazo en relación con la vivienda, la salud, la seguridad, el empleo, y la reintegración en la sociedad de una manera que proteja sus derechos y medios de subsistencia; y

• Emplear un proceso de selección justo y transparente para determinar la elegibilidad para la vivienda en Borei Keila, y permitir a las familias elegibles trasladarse inmediatamente (incluyendo las 11 familias afectadas por el VIH que ya fueron aprobadas). A las personas que no se consideren elegibles, las autoridades deberían ofrecerles otro tipo de vivienda adecuada.

"Vivir con el VIH con dignidad significa algo más que los antirretrovirales", dijo Aditi Sharma, de la Coalición Internacional de Preparación para el Tratamiento.
"Significa que estas familias deben tener un medio ambiente saludable con una nutrición adecuada, saneamiento adecuado y una continuidad de atención que se ocupa de la situación social, psicológica, jurídica y de las consecuencias económicas de vivir con el VIH".


Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Últimas noticias

Quiénes Somos


El periodismo creó la figura del corresponsal de guerra, pero el mundo carecía hasta hoy de un Corresponsal de Paz.

Corresponsal de Paz es un nuevo medio de comunicación digital, que dedicará su contenido a visibilizar todos aquellos esfuerzos encaminados a transformar pacíficamente los conflictos. Leer más...

 
 

¡APOYA ESTE PROYECTO!
SUPORT US !


   CON APOYO DE: