Titular noticias

Andalgalá, el pueblo argentino que dijo no a la minería extranjera

Viernes 9 Julio 2010

Diversas regiones de Argentina sufren las visibles consecuencias de la extracción minera: contaminación del agua, muerte de los cultivos y la tierra fértil, enfermedades. En la provincia de Catamarca, -al norte del país- un pueblo entero vive hoy amenazado por negarse a la explotación de las empresas extranjeras.


Pensábamos que la violencia de la minería no iba a llegar a la Argentina como en otras partes del mundo. Pensábamos que los sicarios de la muerte no iban a ser pagados, como en México, Honduras, Perú, Tanzania, Nueva Guinea y Filipinas entre los casos más destacados, para amordazar y amenazar a la población. Pensábamos…

Hoy, el plan C de la minería está llegando a la Argentina, con todo nuestro pesar el gobierno nos dijo con la vista hacia otro lado.
Andalgalá es una ciudad que ha vivido siempre del cultivo, ya que es un vergel en medio de la montaña gracias a los Nevados del Aconquija, hoy puestos a disposición de la empresa Minera Agua Rica LLC sucursal Argentina.

También su fuente de trabajo ha sido la minería, pero en la modalidad extractiva de escala menor. No mega emprendimientos mineros, como el de YMAD Bajo La Alumbrera que en sus doce años de explotación, contaminó a 4 provincias y tiene una causa por este mismo hecho.

Esta es la razón porque la gente se resiste a su explotación, ya que la contaminación que de ella deriva, termina dejando a las ciudades con personas enfermas de cáncer –en grados que exceden las estadísticas internacionales-, destruyen los suelos y con ello los emprendimientos productivos a largo plazo y sobre todo generan los éxodos que terminan con la gente en las periferias de las ciudades, sumidas en la pobreza.



Defender sus derechos, fue el comienzo. Ahora las amenazas son de muerte

La gente de Andalgalá no se opone al trabajo como se dice, sino que dijeron ¡basta! a la falta de diálogo y a la mentira. El intendente de la ciudad de Andalgalá anunció durante una entrevista radial que “el 25 de febrero, cayera quien cayera, las máquinas iban a llegar al yacimiento”.
Los vecinos denunciaron al intendente por amenazas. Fue el comienzo.

Después de la represión –en febrero de 2010- donde estaban los asambleístas, que no opusieron resistencia sino que se acostaron en la ruta. La gente intento llegar hasta ellos, pero no los dejaron. Entonces fueron a la plaza.

Se levanto la mitad del pueblo. Reunidos en la plaza pedían por la liberación de los detenidos y para que se fuera Agua Rica.

Al caer la noche, se cortó la luz y a partir de ahí se llevaron a cabo hechos de violencia por agitadores infiltrados pagados por la propia minera, que fueron los culpables y causantes de esos destrozos. Pese a todo esto: la represión con gases y balas de goma a mujeres, niños, hombres, ancianos; la censura en los medios que están todos arreglados; el plan les salió por la culata.

El juez Electoral y de Minas de la provincia, Raúl Guillermo Cerda, ordenó paralizar los trabajos en el emprendimiento minero de Agua Rica hasta nuevo aviso.
Pero el pueblo todavía no está en paz. Ahora, están recibiendo llamadas anónimas con amenazas de muerte. Demostrando estos hechos el lado por donde vino la violencia.
Incluso los medios locales que adhieren a la asamblea de vecinos “El Algarobo” sufrieron amenazas de muerte. Vilmente han amenazado a los hijos de los periodistas de radio La Perla.

El propio gerente de Yamana Gold, que se hizo presente en un programa radial en La Perla, luego de la represión, expresó “ Aquí están siendo más papistas que el Papa”, refiriéndose al brutal accionar de las autoridades locales , y en un intento de poner paños fríos y despegar a la empresa de la barbarie aplicada en Andalgalá.

Con los medios controlados y autocensurados, con la policía a disposición de un intendente que dijo iba a matar a todos si es necesario, Andalgalá es el ejemplo de la nueva violencia en Argentina: la del silenciamiento, la de la agresión a los que piden por su tierra.

Y no es casual nada de esto, en diálogo con un medio radial María Fernández Reyes, diputada nacional de la Coalición Cívica, expresó que “no es un dato menor que 144 millones de pesos que estaban destinados a política ambiental se desvíen para solventar la televisación del fútbol.

La pregunta que nos hacemos es cómo va a hacer el gobierno para llevar adelante la política ambiental sin los recursos suficientes. Todo el país sabe lo que está ocurriendo en Catamarca (Región del Norte Grande Argentino) y en La Rioja (Región de Cuyo al noroeste del país), con la minería a cielo abierto”.



Para más información visita:  Conciencia Solidaria (ONG Interprovincial)  y el proyecto "No a la mina"


Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Control Antispam


Últimas noticias

Quiénes Somos


El periodismo creó la figura del corresponsal de guerra, pero el mundo carecía hasta hoy de un Corresponsal de Paz.

Corresponsal de Paz es un nuevo medio de comunicación digital, que dedicará su contenido a visibilizar todos aquellos esfuerzos encaminados a transformar pacíficamente los conflictos. Leer más...

 
 

¡APOYA ESTE PROYECTO!
SUPORT US !


   CON APOYO DE: