Titular noticias

Quemar vegetación para explotar bombas en Vieques

Viernes 11 Diciembre 2009

Reportes ambientales y médicos han comprobado la toxicidad de las prácticas militares en esta zona de Puerto Rico, aún así, la Marina estadounidense pretende pasar por alto las recomendaciones de los científicos


Científicos puertorriqueños urgieron hoy a la Junta de Calidad Ambiental y a la Agencia Federal de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) a no aprobar la solicitud de dispensa de la Marina para quemar cientos de acres de vegetación en la zona de tiro de Vieques, para seguir detonando miles de bombas a campo abierto.

Este reclamo de los científicos se da luego de que lograron que la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR, por sus siglas en inglés) cambiara su posición, y admitiera que las prácticas militares de la Marina en Vieques pudieron afectar la salud de los viequenses.

La limpieza de Vieques está regulada por la ley federal CERCLA ("Comprehensive Environmental Response and Liability Act"), mejor conocida como Ley de Superfondo.
La Ley de Superfondo requiere que las tareas de limpieza cumplan con las distintas leyes ambientales del lugar donde se está limpiando. Bajo CERCLA, la Marina, responsable de la contaminación, tiene que pagar las tareas de limpieza bajo la supervisión y aprobación de la EPA.

La Junta de Calidad Ambiental (JCA) es la agencia en Puerto Rico encargada de implantar la Ley Federal de Aire Limpio, y lo hace mediante el Reglamento para el Control de la Contaminación Atmosférica (RCCA), mejor conocido como el Reglamento de Aire de Puerto Rico.

Este reglamento prohíbe la quema a campo abierto, por lo que la Marina solicitó una dispensa para llevar a cabo la acción prohibida. La JCA aprobó la dispensa el 23 de enero de 2009, pero la EPA, agencia encargada de implantar la Ley de Superfondo, aún no la ha aprobado.

Los análisis de la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ATSDR) sobre Vieques publicados entre 2001 y 2003, indicaban que las prácticas militares en Vieques no tenían relación alguna con los evidentes problemas de salud en la población viequense, ya que incorrectamente alegaron que no había rutas de exposición de contaminantes desde la zona de tiro hasta el área civil.

La Marina de Estados Unidos ha utilizado las desacreditadas conclusiones del ATSDR para justificar la detonación a campo abierto de miles de bombas para removerlas de la zona de tiro en el este de Vieques, y para justificar su intención de quemar cientos de acres de vegetación de esa zona, argumentando que esos métodos no presentan peligro a la salud de los viequenses.

Los científicos puertorriqueños han presentado análisis críticos desde 2001 que demuestran los errores en los métodos utilizados por ATSDR. En particular, los estudios realizados entre el 1999 y el 2008 evidencian que la vegetación está altamente contaminada y que, debido a la movilización de la contaminación a zona civil, la vegetación no debe ser quemada.

La quema de la vegetación tiene un impacto nocivo en el ecosistema, en la cadena alimentaria, y muy especialmente en la salud de los viequenses. El riesgo de cáncer continúa siendo mayor en Vieques en comparación con el resto de Puerto Rico, según informes del Departamento de Salud.


Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Últimas noticias

Quiénes Somos


El periodismo creó la figura del corresponsal de guerra, pero el mundo carecía hasta hoy de un Corresponsal de Paz.

Corresponsal de Paz es un nuevo medio de comunicación digital, que dedicará su contenido a visibilizar todos aquellos esfuerzos encaminados a transformar pacíficamente los conflictos. Leer más...

 
 

¡APOYA ESTE PROYECTO!
SUPORT US !


   CON APOYO DE: